Inicio » Uncategorized » De lujo (Chapitre 15: un gatito que entra en acción)

De lujo (Chapitre 15: un gatito que entra en acción)

15

-¿Un baile?

El café del centro es bullicioso y acogedor a estas horas de la mañana. Sin Édouard, con un sol tímido asomando entre las nubes y Chiara sentada enfrente de mí, el lugar parece mucho menos hostil. Sería perfecto de no tener a Raymond echándome el aliento en la oreja e intentando meterme mano desde el asiento de al lado.

-Algo así. Ya sabes que Ava se queja mucho, pero le encantan estas cosas, todavía más su fiesta de reveillon. Es la oportunidad perfecta de mostrar todo el despliegue de pompa y estilo del que hace gala el Chat. Lo organiza todo ella misma, de arriba a abajo, y sólo deja que los clientes elijan el tema de la fiesta. Y siempre, siempre, deslumbra a todo el mundo -Chiara hunde la pajita en la montaña de nata montada que emerge de su batido. Ya va peinada con el moño que usa en el Chat, pero verla sin el uniforme azul de recepcionista sigue desconcertándome un poco incluso a estas alturas. Sus labios maquillados de rojo envuelven la pajita un instante antes de que la utilice para apuntar a Raymond-. ¿Qué hace este aquí?

Mi protégé no la escucha. Apoyado en mi hombro, sigue con la mirada el trajín de la camarera. Siendo sincero, no estoy seguro si lo que atrae tanto su atención son esas medias de rejilla o los bollos que lleva de un lado a otro. Yo lo aparto -sólo para que vuelva a dejarse caer sobre mí-, y encojo el hombro libre.

-Ava me lo ha encasquetado y no puedo dejarlo solo. Quemaría algo, o escandalizaría a alguna ancianita enseñando el rabo en la puerta de la catedral -Chiara frunce el ceño-. Tú limítate a ignorarlo y tarde o temprano se cansará y buscará otra víctima. No puede estar concentrado en una cosa más de cinco minutos seguidos, debe tener déficit de atención. Por cierto, ¿y Sacha?

Ahora a la que le toca encogerse de hombros es a ella.

-No lo veo mucho últimamente. Herr pasa mucho tiempo en el Chat, y cuando él no está Sacha desaparece. Todavía no he tenido la oportunidad de preguntarle por qué. Espero que no le pase nada.

Asiento. Yo también lo espero. Al igual que Chiara, yo tampoco he visto casi a nuestro amigo. Y es raro, porque hasta hace unos días, Sacha siempre aprovechaba cualquier resquicio libre en mi horario para pasar el rato conmigo o traerme alguno de sus regalitos. Sólo espero que Anita no tenga nada que ver con sus ausencias.

Aunque no sé si es peor ella o su herr…

-Bueno, seguro esta noche no tiene más remedio que ir a la fiesta -Chiara se encoge de hombros-. Derek estará allí. Todos estarán, de hecho. La gran fiesta de fin de año de Ava no tiene nada que ver con sus otras celebraciones, esto es algo que nadie en el Chat suele perderse.

Y sorbe su batido con gesto pensativo. Ray vuelve a intentar una incursión suicida en mi pantalón como quien no quiere la cosa y se lleva un puñetazo de recompensa, así que, frustrado y aburrido, pasa por encima de mí, recoge la funda de su violín y se dirige hacia la puerta con movimientos sinuosos.

-¡Te estoy vigilando! -le grito desde mi sitio, lo que provoca que algunas cabezas curiosas se vuelvan hacia nuestra dirección-. ¡Ni se te ocurra enseñarle el pene a nadie en público!

Él me dedica una media sonrisa lobuna antes de desaparecer con un tintineo de la campanilla de la entrada, y un instante después Chiara y yo lo vemos arrojar la funda a sus pies, en la calle, el dulce lamento del violín llegándonos a través del cristal.

Yo hago rodar los ojos, pero aprovecho que mi protégé ya no está para inclinarme hacia Chiara con un brillo ansioso en los ojos.

-¿Hiciste lo que te pedí? -pregunto, y la emoción debe estar más que patente en mi cara, porque ella sonríe ampliamente, todavía con la pajita entre los dientes, y se lleva una mano al pecho.

-Soy una mujer de palabra, Monsieur Daguerre, y prometo que estoy en proceso de completar su misión -su tonillo solemne me arranca una risita ansiosa-. Esta noche tendré toda la información que necesitas.

Esta noche. Guau. No puedo creerme que esté tan nervioso por esto. ¿Soy idiota, o qué?

-Aun así…

Levanto la vista de mi café noir. Mi compañera bate las pestañas, la cara medio escondida detrás de su vaso, aunque sus ojos negros no hay una petición directa. Supongo que es una reminiscencia que le ha quedado de la forma de actuar dentro de los muros del Chat.

-¿Aun así…?

Ella vuelve a llevarse la pajita a los labios, rojos y sensuales, a pesar de que ya no queda nada que sorber. Yo observo un momento el ribete negro y espeso que forman sus pestañas alrededor de esos iris. No puedo evitar sorprenderme por la capacidad camaleónica de la italiana de esconder su verdadero yo dentro del club para convertirse en la máquina perfecta y voluntariosa que se encarga de la recepción.

Chiara deja caer los párpados y finge estar atenta a los posos del chocolate en el vaso, pero sé que me está mirando de reojo.

-Ya sé que te dije que lo haría sin pedirte nada a cambio, pero… es una pena, lo de la fiesta de Ava, ¿sabes? Es la única opción que hay para sacar lo mejor de nosotros y pisotear un poco a todos esos estirados, y sin embargo -sus pestañas vuelven a sacudirse. Ahora me mira igual que un cachorrito en una perrera. Fuera, el violín de Raymond lanza un gemido muy acorde con la carita desolada de Chiara-, Anita siempre lo estropea. Y no es justo, ella tiene a los mejores compañeros…

Al oír eso caigo en la cuenta de lo que me está pidiendo y enseguida noto cómo se me suben los colores a la cara.

-Dios, Chiara, no puedo -balbuceo, pero ella se apresura a tomar mi mano entre las suyas, y su mirada se vuelve tan vehemente que parece querer atravesarme el alma

-Nada de eso; te vi hacerlo en nuestra fiesta de Navidad, eres increíble, ¿no lo entiendes? -y sonríe, una mueca irresistiblemente encantadora que me retuerce el corazón, muy a mi pesar. Ahora entiendo por qué es ella la que se encarga de las relaciones entre los clientes y Ava. Es demasiado para cualquier ser humano-. Vamos, Louis, no puedo perder ante ella un año más. No podría soportarlo. Antes que eso me pegaría un tiro. Me tiraría al Sena. Me atiborraría a pasti…

-Lo pillo, lo pillo -la corto, gruñendo, porque algunos comensales cerca de nosotros han empezado a esbozar sonrisitas al verme enrojecer con Chiara sujetándome las manos. Después me apresuro a esconder la cara detrás de la carta, aunque no puedo contener un ramalazo de satisfacción al ver los gestos frustrados de los mirones de la mesa de al lado, que no habían quitado el ojo de las largas piernas de la recepcionista desde que entramos en el café-. Eh… ¿cuál es el tema de este año?

-Los felices veinte.

-Oh, dios.

Chiara me arranca la carta de las manos.

-Puedes hacerlo, Louis. Confío en ti. Y créeme, nunca antes en mi vida le había dicho eso a un hombre, ni pienso volver a hacerlo jamás.

Yo trago saliva, pero esos ojillos enormes y expresivos ya han hecho mella en mi voluntad. Derrotado, me hundo en el asiento.

-Está bien -farfullo-. Pero no te prometo nada espectacular.

No puedo decir nada más, porque la italiana prácticamente se arroja sobre mí con grito de alegría y me rodea el cuello con los brazos, lo que hace bufar a los mirones de la otra mesa.

-Es usted un auténtico caballero, Monsieur Daguerre -me exclama en la oreja, y entonces me deja la impronta burdeos de sus labios en la mejilla-. Tú no te preocupes por nada, yo me encargo de todo -promete, mientras me sujeta la cara entre las manos. Su expresión es la definición genuina de la felicidad-. Será el mejor espectáculo que jamás se haya visto en el Chat Bleau.

Y yo sonrío a mi pesar. Habría sido un momento encantador si Raymond no hubiera decidido aparecer de repente para meterme la lengua en la boca en un asalto sorpresivo.

 

 

 

Interludio

Erik

 

 

 

31 de diciembre de 2010, Ámsterdam.

 

-Eh, pirata.

La voz de Alice, algo distorsionada por el telefonillo de la sala de visitas, vibra dentro del cráneo maltrecho de Erik y disuelve aquello que estaba rondándole la mente. En su lugar, la cara impasible de su subordinada detrás de la mampara de metacrilato ocupa casi todo su campo visión. Él no puede contener una sonrisa. A fin de cuentas, es la primera visita que recibe en casi seis años de encarcelamiento.

-Mira quién aparece por aquí -saluda, mientras se rasca de forma inconsciente el parche que le cubre el ojo izquierdo, el que le ha hecho ganarse el apodo de su discípula-. Empezaba a pensar que te habían hecho picadillo. De hecho, estás hecha una mierda.

Él mismo nota el leve temblor de emoción en su voz. Alice, embutida dentro de un traje color marengo, parece vivita y coleando, entera, aunque con ese gesto de mala leche acentuado por sendas ojeras púrpuras bajo los ojos. ¿Eso quiere decir que ha conseguido lo que le encargó Erik hace tanto tiempo, justo después de aquel fatídico accidente?

Alice bufa.

-Creo que estoy bastante mejor que tú después de que te sacaran de esa furgoneta hecha mixtos -al decir eso lanza un rápido vistazo a la cámara de seguridad de la sala, pero Erik menea la cabeza. Las autoridades neerlandesas hace tiempo que han desistido de intentar sonsacarle nada de Hans, y él es un preso ejemplar. No se molestaron en grabar la primera visita de Alice, ahora tampoco van a hacerlo. Pequeños descuidos de un país donde la criminalidad es tan baja que las cárceles se encuentran siempre medio vacías-. Meterse en esa mansión fue cosa de niños, más todavía sacar ese estúpido cuadro tuyo. Resultó incluso más sencillo que desplumar a todos esos peces gordos en el Chat Bleau. Y hablando de eso, si me dejaras venderlo podría pagar tu fianza y sacarte de aquí de una vez. Estoy harta de tener que jugar al póker con esa panda de lloricas.

Erik abre y cierra la boca, sin poder decir nada. Alice tiene el cuadro. Había llegado a pensar que su pequeña ladrona no lo conseguiría.

-¿Y Raymond? -farfulla, obviando el resto de la conversación y con el corazón latiéndole con fuerza en la boca. No obstante, es preguntar eso y Alice hace una mueca que a él le retuerce el corazón. Ver cualquier indicio de humanidad en el rostro de su trajeada subordinada supone poco menos que el mismo inicio del apocalipsis. Sin poder evitar apretar el telefonillo, se incorpora un poco-. Alice, ¿y Raymond?

Ella se cruza de brazos en actitud defensiva, casi enfadada.

-Tu hijo es idiota. Idiota de remate -replica, y Erik gime, hundiéndose de nuevo en la silla de plástico-. Hice lo que me pediste, maldita sea. Los saqué a él y al cuadro de allí y los llevé a mi piso franco, donde Hans no pudiera encontrarlos. Lo único que tenía que hacer el muy imbécil era quedarse ahí, nada más, pero al parecer su diminuto cerebro fue incapaz de procesar la orden y para cuando regresé, ese mismo día, ya no estaba allí.

Él volvió a lanzar un quejido y se pasó una mano por la cara.

-Odia estar encerrado. Y sobre todo, hará siempre justo lo contrario de lo que se le pida, ya te lo dije.

-Me dijiste que era idiota, y, en efecto, lo es -ella vuelve a bufar, al tiempo que se ajusta la corbata-. Y yo lo subestimé; nunca imaginé que esos niveles de estupidez rozaran el absurdo.

Con un largo suspiro, Erik se frotó la cara. Cuando una Alice casi adolescente había acudido a visitarlo, apenas una semana después de que él hubiera ingresado en prisión, y le contó su plan, el ex ladrón no tuvo muchas esperanzas. Lo cierto es que no le fue fácil confiar en esa americana extravagante, que parecía saber cada detalle de su vida y que desde el minuto uno declaró sin parar su intención de convertirse en su discípula. Su primera reacción, de hecho, fue despacharla rápida y olvidarse del tema. No obstante, Alice comenzó a acudir cada semana a verlo, implacable y seria, y para sorpresa de Erik, demostró ser brillante y conocer al detalle los tejemanejes de Hans. Él nunca llegó a saber cómo se las arregló (y se las arregla) para saber todas esas cosas, eso forma parte de las habilidades secretas de su compañera. El caso es que con el tiempo, Erik fue cayendo en la ilusión de que realmente podían colarse en la pequeña fortaleza del alemán y robarle sus posesiones más preciadas.

Era obvio que algo iba a salir mal.

-¿Sabes a dónde fue? -pregunta, después de restregarse las sienes durante largo rato. Un ramalazo de mal humor y desesperación ha empezado a treparle por el estómago, aunque él hace lo imposible por tragárselo. Con Alice no funcionan esas cosas. Si le grita, ella sólo le colgará el telefonillo y se largará sin más-. ¿O dónde está ahora?

La pregunta queda en el aire un momento. Erik oye crepitar el telefonillo con la respiración pausada de Alice. De pronto ella hace una mueca de enfado, y al preso el corazón empieza a latirle un poco más rápido.

-Yo no tengo la culpa de lo que pasó.

-Alice…

-Hans debió tropezar con él -gruñe entre dientes, y Erik tiene que sujetarse a la mesa, porque de repente el mundo a su alrededor empieza a girar-. Hijo de puta inteligente. Es casi imposible quitárselo de encima. Quiere el cuadro de vuelta…

Él golpea la mesa, una mano cubriéndole los ojos.

-¿Dónde lo tiene?

-En el club de Ava Strauss, ¿dónde sino?

El Chat Bleau. Ahora a quien le toca insultar entre dientes al alemán es a Erik. Entrar en ese hotel por la fuerza es imposible incluso para alguien como Alice. Frau Strauss sabe jugar bien sus cartas, su club es inexpugnable.

Alice resopla, y cuando Erik levanta la vista, se encuentra sus extraños ojos violeta inquietantemente cerca.

-Se me ocurrirá una forma de entrar. Sólo déjame vender el cuadro y sacarte de aquí.

El preso asesta un puñetazo a la mampara, con tanta fuerza que consigue sobresaltarla. Pero sólo un poco.

-¡Ni se te ocurra! -sisea, con voz ronca. Es consciente de que suena amenazador, pero en realidad la angustia le araña las tripas desde dentro-. ¿No lo entiendes? Lo único que mantiene vivo a Ray ahora mismo es ese cuadro.

Febrero de 2004, Ámsterdam.

 

La lluvia le golpeaba el rostro con insistencia a través de la luna rota, pero fue el dolor agudo en su cara lo que terminó de despertar a Erik. Incapaz de abrir el ojo izquierdo, se preguntó por qué demonios la oscuridad era casi total y su cuerpo protestaba sin parar. Trató de ponerse derecho, con la mente aún entumecida, pero las terminaciones nerviosas de sus piernas chillaron. Estaba atrapado.

Y entonces recordó esa jodida caja, el viejo y la herida del disparo chorreando sangre. Recordó el chirrido de los neumáticos sobre el asfalto. No había estado atento, no pudo controlar la furgoneta.

No pudo controlar la furgoneta porque Ray lo había llevado al límite.

Gimió, temblando en el asiento del conductor. Apenas podía respirar, y algo en su ojo herido lo estaba matando. Raymond lo había distraído con su discusión idiota, y él lo maldijo en voz baja por ello. Estúpido adolescente egoísta, tonteando en el nido de la víbora sólo para hacerle rabiar. No sabía dónde se estaba metiendo, no sabía…

El hilo de sus pensamientos se cortó abruptamente. Su mirada maltrecha acababa de tropezar con un cuerpo inmóvil a su lado, y él sintió que se quedaba realmente sin aire en los pulmones. -Ray -trató de llamarlo, aunque su voz no fue más que un torpe jadeo, amortiguado por el tronar del agua sobre la carrocería de su vehículo. Ignorando el agudo dolor de sus extremidades, se estiró todo lo que pudo para alcanzar su cara-. Criatura.

El chico no se movió. Tenía la cabeza algo ladeada, un corte en la mejilla. Erik tragó saliva, consiguió rozar sus labios con las yemas de los dedos y aguardó.

Respiraba. Dios, respiraba. Con cuidado, tiró de él, aunque sus costillas magulladas le hicieron escupir sangre. Ray se había golpeado la cabeza y una brecha un poco fea le adornaba la sien, pero su pulso era razonablemente normal. El alivio hizo sacudirse con violencia el cuerpo de Erik, que, sin fuerzas, bajó la cabeza hasta apoyar la frente en el hombro del chico. En esa posición el dolor no le dejaba pensar con claridad, pero no pudo apartarse. Ya no estaba furioso. La culpabilidad, como la hiel, le dejó un regusto amargo en el paladar.

¿Quién era el culpable de todo aquello, sino él mismo? Fue el propio Erik quien había arrastrado al muchacho a esa vida asquerosa, así que no era de extrañar que Raymond hubiera terminado convirtiéndose en la criatura rebelde y destructiva que era. Y sí, las palabras que su hijo adoptivo le había dedicado antes de estrellarse habían sido corrosivas, pero… ¿acaso la respuesta de Erik había resultado mejor, llamando puta a su madre?

¿Por qué? ¿Por qué lo hizo? Erik nunca cumplió con lo que esa mujer le había pedido aquel maldito día, y a pesar de lo torturado y arrepentido que se sentía por ello, seguía arrastrando a su hijo en esa furgoneta roñosa y le mentía.

Volvió a gemir. Bajo él, el cuerpo y la expresión laxos de Ray parecían casi inocentes. Así, le recordaba un poco a ella, y por un momento sólo deseó que despertara de una vez para decirle la verdad que llevaba años rumiando en su interior.

Pero eso no llegó a ocurrir nunca.

El sonido de la puerta del copiloto siendo prácticamente arrancada de sus goznes casi le provocó un infarto, y lo llevó a rodear instintivamente con un brazo a Raymond. Entonces una cara deforme, cosida a cicatrices, asomó por el hueco recién abierto y Erik apretó con fuerza el cuerpo inerte del muchacho contra el suyo.

-Aquí hay dos pajaritos -Jordan sonrió, enseñándole los dientes irregulares en una mueca un poco monstruosa.

-Pero sólo queremos uno, ¿verdad?

El rostro de Hans tenía plantado un gesto burlón cuando apareció tras el de su matón. Erik notó perfectamente cómo sus tripas se revolvían, pero la náusea fue total al ver a Jordan partir el cinturón de Raymond con sus propias manos.

No.

-Pobre pajarito herido -una mano enorme, de cuatro dedos, enganchó al chico por la pechera, pero justo en ese momento Ray se removió con un quejido y en un acto reflejo se agarró a Erik.

-No te preocupes, nos haremos cargo de él.

No. No.

A pesar de que lo sujetaba con todas sus fuerzas, Erik no pudo hacer nada cuando Jordan tiró del chico y lo arrancó del asiento. De Ray sólo escapó un ruido apenas audible, lo último que su padre adoptivo oiría de él. Impotente, se removió en el asiento, pero ni siquiera pudo salir de la furgoneta, sus piernas seguían estando atrapadas bajo el metal retorcido, y tuvo que ver cómo Ray desaparecía de su vista.

Sentía los ojos gélidos de Hans con casi más fuerza que el golpeteo de la lluvia.

-H-Hans -barbotó de la forma más patética posible, forzando su cuerpo hecho trizas en una posición dolorosamente imposible-, p-por favor, Hans…

Dios, no te lo lleves. Haz lo que sea, pero no te lo lleves.

El alemán ladeó un poco la cabeza. Sonrió.

-¿Oyes algo, Jordan? -un gruñido negativo-. Yo tampoco. Aquí sólo veo un pajarito muerto.

Después se inclinó dentro del coche, hasta que esa cara cruel estuvo lo bastante cerca de la de Erik como para que éste sintiera su aliento caliente. Su voz era un susurro afilado.

-Ya te lo advertí: nadie deja nuestra pequeña familia. No existe la vida fuera de la banda. Nunca. Es una lástima que no quisieras entenderlo. Pero tranquilo, procuraré que tu hijo no cometa el mismo error que tú.

Y dicho esto, lanzó un beso al aire y se alejó con paso seguro, dejando a Erik doblado dentro de la furgoneta, ahogándose en un dolor desgarrador. Solo, con el cuerpo cada vez más frío y entumecido, el ex ladrón se apoyó como pudo en el respaldo de su asiento y cerró los ojos.

Antes de que la conciencia lo abandonara, oyó el lamento de una sirena en la distancia.

Madrugada del 1 de enero de 2011, París.

 

Hace rato que la ciudad de París entró en el nuevo año, pero en el microcosmos del Chat Bleu, nadie es consciente de ello. En el Gran Salón, acondicionado para la ocasión, el tiempo se ha estancado en algún momento de la segunda década del siglo veinte, de modo que no hay momento para acordarse del turbulento dos mil once cuando el jazz se desliza alegremente entre los pies de los asistentes, ni cuando la luz de más de dos mil pequeñas bombillas en el techo se refracta y multiplica en los vestidos, copas y espejos.

Desde su posición privilegiada, al fondo de la sala con herr Derek y Ava Strauss, Sacha debería estar encantado. Adora verse en un puesto mucho más exclusivo de lo que Anita jamás llegará a encontrarse, y, en especial, le encantan sus zapatos brillantes y el elegante (y ceñido) traje blanco a medida, el que reservaba para la ocasión y que le sienta como un guante. Sabe que es el momento ideal para hacer lo que mejor sabe, lucirse, y sin embargo, no puede. ¿Cómo va a exhibirse, si Louis no aparece por ningún sitio?

Por si fuera poco, la discreta mano de Derek no deja de subir y bajar, subir y bajar… Él lanza un quejido angustiado, y su mecenas deja su conversación con Ava un segundo para llevarse un dedo de la mano libre delante de la boca. Sacha se muerde el labio inferior y trata de no retorcerse mucho, aunque es difícil. Los dedos expertos de herr rodean por debajo del pantalón el escandaloso bulto en su entrepierna, masajeando, acariciando y apretando por todas partes. Y a pesar de que los pequeños sonidos estrangulados que salen de Aleksandr quedan camuflados por la música, y esa mano que lo tortura no llega a verse, oculta tras una mesa, el rojo intenso en las mejillas del ruso es bastante delator.

Ni se te ocurra correrte. Tendré que castigarte si lo haces, ¿entendido? (le había susurrado al oído un rato antes, durante la cena, provocándole un escalofrío). No querrás ensuciar ese traje, ¿no?

Sacha no había entendido muy bien a qué se refería entonces, cuando las manos de su amo sostenían cuchillo y tenedor. Ahora, aquellos dedos suben el elástico de su slip y se posan sobre la erección tiesa y caliente del ruso. En público. En la fiesta cumbre del Chat Bleu.

Un violento hormigueo sacude el bajo vientre del ruso al asimilar todo aquello. Las luces brillantes bailan al ritmo de Django Reinhardt y lo hacen sentir mareado y abrumado de golpe. Oye vagamente la conversación entre Ava y Derek, el palpitar de la fiesta, pero no acierta a entender nada. Herr lo envuelve en toda su longitud, caliente y firme, moviéndose hasta la punta y frotando con el índice la piel sensible de su glande. Sacha se cubre la boca con la mano, un calor sofocante subiendo por su tripa, y hace rodar los ojos. Suplicante, mira a Derek, pero él todavía se encuentra enfrascado en la conversación con madame Strauss.

-Ya ha pasado la media noche, pero no veo a tu favorita por ningún sitio -está diciendo, con la vista sumergida en el mar de luces, y en particular en el vestido de corte japonés que revolotea como una mariposa en el centro de la sala-. Parece que las costumbres no cambian y Anita sigue monopolizando toda la atención.

Arriba y abajo. Apretando, sujetando y acariciando. Sacha gime, muy bajito, pero de forma lo bastante audible como para ganarse un pequeño apretón en los testículos.

Ava Strauss, por suerte a una distancia y en un ángulo poco propicios para verlo, se lleva la copa a los labios y enarca una ceja.

-Chiara vendrá, tarde o temprano. Tal vez no lo sepas, Derek, pero aunque tenga el tamaño de un chihuahua, posee el carácter de un rottweiler ebrio de esteroides -Derek se ríe ante la ocurrencia, algo que se traduce en un cosquilleo de placer sobre la piel de Aleksandr-. No tiene nada de gracioso. Es una característica encomiable. Chiara nunca se rinde, a pesar de que es perfectamente consciente de que Anita siempre juega con ventaja dentro del Chat.

Unos metros delante de ellos, las extremidades de la asiática se mueven al compás de la música, guiada por un tipo alto. Como es costumbre, ya tiene a un grupo considerable de admiradores que la contemplan hundidos en sus asientos.

-Noto cierto retintín en eso que dices.

-Me gusta Chiara. Tiene carácter, talento y es mucho más noble que cualquiera de los que estamos aquí. Ah, venga ya, no pongas esa cara. Esa chica sólo tiene mala suerte. ¿Sabes cómo llegó a la ciudad?

Sacha intenta escucharlos, pero no puede. Su amo lo está masturbando sin ninguna clase de pudor, de forma ostensible y obscena. Ojalá esta escena no fuera así. ¿Por qué no se lo lleva a su habitación y lo ata a la cama? Ese dildo enorme que tanto desconcertó a Louis en su primera visita al cuarto de Aleksandr está cogiendo polvo, ¿por qué no usarlo ahora? Ahora sería un buen momento. Aunque claro, Derek debe estar vengándose de Sacha por haber desobedecido su orden de traerle al escritor.

Él siente el sudor, caliente y pegajoso, descendiendo por su espalda, pero aprieta los dientes. Pues bien. Soportará el castigo como pueda y seguirá adelante, como hace siempre.

-Chiara llegó aquí con dieciséis años, becada por su escuela. Ingresó en una de las academias de baile más exclusivas del país valiéndose sólo de sus méritos, con lo que te puedes imaginar el talento que se gastaba ya en aquella época. Yo la conocí en una actuación en la Ópera Garnier, y te puedo asegurar que era extraordinaria. De hecho, estaba decidida a esperar a que cumpliera los dieciocho y contratarla para el nivel dos de la Jaula.

-Y la contrataste -Derek aprieta la verga palpitante de su protegido, quien tiene que contenerse de verdad para no dejar que su cuerpo se descomponga en miguitas-, de asistenta. ¿Qué ocurrió?

 Ava suspira. Por un instante, su voz suena genuinamente apenada.

-Ese mundillo es terrible, Derek, salvaje. Y más cuando uno se acerca a los niveles que alcanzó Chiara. Ahí no se mide a una persona por sus habilidades, sino por su capacidad para no vacilar ni un momento a la hora de despellejar a quien se interponga en su camino. Es bastante similar a nuestro universo, si lo piensas -se acerca la copa a los labios, como dándose tiempo para reflexionar sobre lo que acaba de decir. Su interlocutor aguarda con gesto paciente, mientras su mano se mueve de forma malévola dentro del pantalón de Sacha-. Chiara había obtenido un papel protagonista, y eso levantó ampollas entre el resto de la compañía. El clima era tal que, a la salida de los últimos ensayos, una de sus compañeras la empujó por las escaleras. Ella se rompió una pierna en la caída, pero ninguna de sus colegas movió un dedo por socorrerla, así que se las tuvo que apañar para pedir auxilio por sí misma. Se recuperó, pero nunca volvió a bailar de forma profesional. Ni siquiera yo pude convencerla para que bailara así en el Chat, aunque accedió a trabajar aquí de todos modos, para pagar sus estudios. Y cada año viene a la fiesta de fin de año y demuestra que sigue siendo la mejor, aunque los vestidos y los hombres bonitos de Anita desvíen todas las atenciones. Por eso, Derek, es mi favorita y lo seguirá siendo hasta que deje este club.

La pieza que estaba animando el ambiente muere, y Sacha casi se cae del sillón cuando siente desaparecer el contacto de su amo. Herr Derek, que ya se ha olvidado de él, tiene la cabeza algo ladeada, en dirección a la propietaria del Chat, y el ruso gime, sin decidirse por sentir frustración o alivio. No tiene que preocuparse mucho por ello, de todos modos, porque antes de que pueda elegir una cosa u otra, las puertas del gran salón se abren, y quienes emergen del umbral, irremediablemente, atraen toda su atención.

-N-no estoy seguro de si podré hacerlo…

-Venga ya. Si te he convencido para que llegues aquí, es que puedes.

-Me tiemblan las rodillas, Chiara.

-No seas gallina. Toma, bebe y calla.

En mis manos vacías aparece de pronto una copa. Yo miro sin ver el contenido homogéneo y sin nombre antes de inclinar el vaso y engullirlo de un trago. El cuerpo me arde un par de segundos, y luego la angustia vuelve a helarme las tripas. Yo estiro la copa vacía hacia Chiara.

-Más.

La italiana me arrebata el vaso de un manotazo, con una risotada.

-Ni en tus sueños. Venga, mueve el culo y ciérrales el pico a todos.

Y después de arreglarse el cloché y cerrarse el largo abrigo cruzado, me arrastra hasta las enormes puertas de doble hoja y me arroja sin remordimientos al Coliseo, al infierno.

Y por un instante juro que soy incapaz de oír la música, porque la sangre se agolpa en mi cabeza, en un palpitar furioso. Me quedo inmóvil, en mitad de la nada, mareado, aterrorizado y con la vista clavada en mis zapatos. Intento recordar en qué maldito momento he decidido que esto era una buena idea, aunque estoy demasiado concentrado en no caerme redondo mientras Chiara me arrastra decididamente hasta el centro del salón.

A nuestro alrededor, un murmullo que resuena en mi cráneo. Puedo sentir la expectación arrastrándose sobre mi piel, y un sudor frío que resbala columna abajo, empapándome la camisa blanca.

Joder. Joder. ¿Por qué estoy haciendo esto? Qué estúpido soy. Tengo que tener un aspecto ridículo ahora mismo y ni siquiera puedo salir huyendo. Al pensarlo siento el impulso de calarme todavía más el sombrero ante los ojos, pero el miedo escénico me paraliza en el sitio.

Respirando entrecortadamente, y sin atreverme a despegar la vista del suelo, empiezo a notar cómo se me cierra el estómago con ansiedad, en una náusea infinita. De pronto, y justo cuando mi imaginación amenazaba con desbocarse y a situarme en los peores escenarios del ridículo, la música languidece hasta morir y los pequeños y finos dedos de Chiara toman los míos. Su mano envuelve mi mano pegajosa y el mundo deja de tambalearse. Veo su abrigo hecho un ovillo en el suelo -una imagen que tarde en ser analizada en mi cerebro-, y luego su cara inclinada invade mi campo de visión. Esos ojos negros chispean furiosamente al son de los primeros acordes de la siguiente pieza.

-Respira, Louis -susurra-. Lo vas a necesitar si quieres seguirme el ritmo.

Y antes de que el terror vuelva a nublarme la vista, el contacto con su mano se convierte en un firme apretón y la italiana empieza a bailar. Yo tengo que alzar la mirada, y por suerte darme cuenta por fin de que el que realmente tengamos todos esos ojos clavados en nosotros ya no me produce tantas náuseas. Los flecos del vestido de Chiara, tachonados de lentejuelas, se sacuden reflejando la luz de las bombillas y devolviéndola en una nube de destellos dorados. Yo, fascinado al igual que el resto de espectadores, dejo que la recepcionista tire de mí y me arrastre al movimiento casi líquido de su cuerpo. Mis piernas empiezan a moverse solas, primero de forma un poco robótica y enseguida adaptándose a los gestos fluidos de mi compañera.

Y para cuando quiero darme cuenta, sujeto a la italiana como si llevara haciéndolo toda la vida, golpeando el suelo según exige el ritmo alocado de la música y en una combinación perfecta. Es una locura. No teníamos nada preparado, y aun así, bailamos una coreografía inexistente y frenética, que manda volando mi sombrero y hace aparecer rosetones en las mejillas de Chiara. El público, antes disperso, forma un corrillo a nuestro alrededor que termina constituyendo nuestra pista.

Quiero arrepentirme de esto, pero sencillamente ya no puedo.

Al final, sólo nos detenemos cuando la última nota de la canción ha dejado de rebotar en las paredes y se difumina entre chaqués y tacones de aguja. Nada más hacerlo, la multitud nos envuelve en un abrazo asfixiante y entusiasta, y una copa de champán se materializa en mi mano, mientras la otra es estrechada vigorosamente. Yo intento respirar, abrumado, y trato de no perder de vista a mi compañera, aunque eso no es difícil. Nuestros admiradores la aprietan contra mi pecho, incitándonos a un segundo baile.

Los ojos de la italiana brillan en una emoción que es casi contagiosa, pero cuando me agarra por los hombros puedo ver un destello malévolo en esas pupilas.

-¿Todavía te tiemblan las rodillas? -me grita, por encima del ruido de conversaciones, y yo gimo y arrugo la nariz como si me hubiera golpeado. Ella no me hace mucho caso-. Vamos a por otra, venga.

Y empieza a llevarme fuera de la maraña de gente, pero yo comienzo a gruñir. De repente acabo de recordar por qué estoy aquí, y me encargo de hacérselo saber:

-Oye, oye, ¿no te olvidas de algo? Tal vez una cosita que tenías que decirme, ¿hein?

Ella gira la cabeza, sus labios rojos curvándose lentamente.

-Te contaré lo que quieras de Gareth Madilow mientras bailamos, cher -replica, sin ningún atisbo de vergüenza, al tiempo que su cuerpo vuelve a moverse con la música.

Y yo no tengo más remedio que seguirla.

-Eso ha sido toda una sorpresa.

Para gran agrado de Derek, madame Strauss se yergue en su asiento y prorrumpe en una carcajada musical, justo tras ver la cara que se escondía bajo el fedora del acompañarte de la recepcionista. Él la escucha reírse, satisfecho. Hacía una eternidad que de su vieja amiga no salía un sonido tan alegre, y siempre es agradable ver menearse el trasero de Louis Daguerre.

-Bueno, no es para tanto, ¿no? -Maya, que se ha abierto paso hasta el sofá, junto a herr, tuerce el gesto como si acabara de chupar un limón. Normal, Anita y ella son buenas amigas, o eso es lo que dicen-. Quiero decir, míralo. Su estilo ni siquiera está pulido. Parecía un espantapájaros espasmódico.

De reojo, Derek mira a Aleksandr, que hasta entonces había estado acurrucado y hundido contra el respaldo, contemplando a su adorado rubio con fascinación. Ahora, el ruso lanza una ojeada venenosa en dirección a la mujer de los prismáticos.

Él vuelve a sonreír.

-Si se moviera como un espantapájaros espasmódico, no tendría a medio Chat intentando llevárselo a la cama ahora mismo, ¿no crees? -comenta, y señala con el vaso la nube de personas que rodea a monsieur Daguerre y lo atosiga con regalos y alabanzas. Maya casi se atraganta con su cóctel. Luego lanza un bufido, irradiando indignación, y con un taconeo se larga sin mediar palabra.

-Eres terrible, Derek -Ava le da una palmada en el hombro, pero el tono divertido en su voz no pasa desapercibido al alemán-. Sí, tú ríete. Si supieras los dolores de cabeza con los que me acuesto por tu culpa, no…

La frase se corta abruptamente, quedando para siempre en el aire aquello que la dueña del Chat iba a decir. Ava se ha quedado paralizada, con una expresión pétrea en el rostro, y cuando herr Zimmermann sigue la dirección de su mirada y descubre la alta y trajeada figura que acaba de atravesar el umbral del salón, su sonrisa también comienza a decaer.

-Esto que es inesperado -comenta , volviéndose hacia su amiga, pero Ava ya se puesto en pie y se dirige hacia su despacho con una resolución un poco funesta. Derek inspira hondo y se estira para dejar su vaso sobre la mesa.

Así que la fiesta ha terminado para Ava Strauss. Menudo desperdicio.

El alemán chasquea la lengua, decepcionado, antes de plantar la mano en la cabeza rubia de Aleksandr. El ruso está tan embobado con lo que ocurre en la pista improvisada que ni siente el contacto, pero Derek se encarga encantado de recordarle por qué está ahí, y sus dedos se cierran sobre ese pelo suave. Aunque sabe que no lo sujeta con la fuerza necesaria para hacerle daño, un leve temblor, casi eléctrico, sacude el pequeño cuerpo de Sacha.

-¿Por qué no subes a tu habitación y me esperas ahí? -le dice, en poco más que un susurro, e inmediatamente Aleksandr gira el cuello todo lo que su amo le permite, los ojillos brillantes. El ruso no se atreve a replicarle, pero su expresión suplicante hace curvarse los labios de Derek-. No es una sugerencia.

Aunque ahora vaya a encargarse de otros asuntos, no tendría por qué echar a Sacha de la fiesta; de hecho, normalmente suele dejar que el chico se pavonee toda la noche por el salón, como le gusta hacer. Pero esta vez es distinto. Derek quiere que aprenda la lección sin tener que ponerle la mano encima siquiera.

-Sube a la habitación. Tal vez así tengas más ganas de hacer lo que se te dice la próxima vez.

Todavía sujetándolo del cabello, deja que sus palabras calen en la cabecita hueca del rubio y después lo libera. Sacha sólo baja el mentón, rodeado de un aura triste, y su herr lo ve alejarse antes de dejar el sofá, vaso en mano.

No ha conseguido alejarse ni dos pasos cuando ante él aparece un hombre. El recién llegado a la fiesta muestra una media sonrisa igual de afilada que un cuchillo, cabello pajizo repeinado y ojos glaciales que recaen en Derek un instante antes de pasearse por la sala, como buscando a alguien.

Herr Hans Herke -dice el pelirrojo, acompañando el saludo con un movimiento del vaso-. ¿Viene sin avisar a la fiesta, o es que Frau Strauss ha cometido el descuido de no poner todos los objetos de valor del club a buen recaudo?

La sonrisa de Hans se ensancha lentamente, pero hay un brillo férreo en esos iris azules. Él casi puede percibir el odio tratando de acuchillarle mientras se apoya en el reposabrazos del sofá.

Bueno. Realmente hay algunas costumbres que no cambian nunca.

-Tan bocazas como siempre, Derek -escupe el otro-. No estoy dispuesto a malgastar mi tiempo contigo. ¿Dónde está Ava?

-Dale un respiro, Herke. No hay nada que puedas desvalijar ya en el Chat Bleu. ¿Por qué no pruebas a hacer un butrón en el Musée d’Orsay? Seguramente no encuentres el cuadro que estás buscando ahí, pero los que exponen se acercan bastante a tus criterios, y tampoco creo que tengas ningún reparo en llevarte dos o tres nuevas adquisiciones debajo del brazo. A fin de cuentas, es tu pan de cada día, ¿no?

Hans entrecierra los ojos inmediatamente. Al volver a hablar, Derek tiene que aguzar el oído para entenderlo, porque su voz no es más que un gruñido áspero y peligroso que apenas se hace oír por encima de la música.

-Eres un buen perrito faldero de Frau Strauss, pero deberías tener cuidado con lo que dices. Tal vez debería buscarte un buen bozal.

Derek se ríe entre dientes y da un sorbo al contenido de su vaso. El tintineo del hielo es el único sonido que interrumpe el silencio entre los dos hombres durante unos segundos, tiempo que el pelirrojo dedica a paladear con deleite  la bebida. Las amenazas veladas de Hans le producen una preocupación equiparable a la que siente al comprobar el pronóstico del tiempo cada día. Cercana a cero, vaya.

-¿Vas a azuzarme a tu matón deforme, o te lo has dejado atado en la puerta? -pregunta, al tiempo que posa su vaso sobre la mesa y salva la distancia entre los dos en un tranquilo paseo-. Siempre dispuesto a salpicarte los zapatos de sangre y vísceras, ¿eh? Qué pena. Sigues empeñado en demostrarme que sólo eres un perro rabioso, Hans, sin ningún tipo de los escrúpulos que precisa un verdadero amante del arte. Márchate de vuelta a Holanda con tu pataleta. Aquí no tenemos el cuadro que perdiste (y que no te pertenecía desde el principio), por desgracia.

En cuanto termina lo que quería decir, Derek hace un gesto de despedida con la mano y pasa junto al rubio, pero Hans es más rápido y sus dedos se enganchan en su hombro. Al inclinarse hacia él, su cabello rubio le roza la sien.

-Algún día haré que te tragues toda esa palabrería pedante, Derek Zimmermann, y no será algo limpio, precisamente. A este ritmo, la misma Ava tendrá que rascarte de sus bonitas alfombras persas.

Él lo mira de reojo, relamiéndose, y se desase del apretón de Herr Herke.

-No me hagas reír, por favor. Te recuerdo que yo no soy ese chico de diecisiete años al que tanto te gustaba sacudir. Y hablando de Raymond -sacude la cabeza, en dirección al centro del salón. La figura del prostituto destaca sobre la orquesta, tocando el violín-; te recomendaría que no dejaras que te viera por aquí.  A no ser que quieras que termine arrojándose al Sena de una vez por todas, claro.

Y lo deja atrás, con paso seguro. El otro no vuelve a retenerlo, aunque Derek siente aquellos ojos fríos clavados en su nuca como sendos puñales de hielo. Es cierto que no tiene miedo de su viejo rival, pero una parte de él sabe que debería andarse con más cuidado. Sabe de sobra cómo es un Hans enrabietado, y cuál es la situación de Ava. El que Herr Herke haya decidido reaparecer en el club no hace más que confirmarle que a partir de ahora las cosas no van a andar tan tranquilas por el Chat. Pero bueno, Derek es un hombre de negocios. Y como todo excelente hombre de negocios, sabe a la perfección cuándo tiene que dejar que su rival ejecute la siguiente jugada.

Además, Herr Zimmermann tiene otro frente abierto ahora mismo que se presenta mucho más jugoso e interesante que el de Hans, y, sumergido en la multitud, estira levemente el cuello, buscando a su objetivo. No tarda mucho en encontrarlo. Esa silueta desgarbada y flacucha es inconfundible, y él sonríe al distinguirla entre la marea de trajes.

Ya que Sacha se niega a hacerlo, es hora de que él mismo dé el primer paso para atrapar a Louis Daguerre.

Los clientes del Chat son caprichosos y nos hacen bailar mil cosas diferentes a Chiara y a mí, saliéndose incluso del tema de la fiesta. Entre el charleston, las copas que prácticamente me incrustan en las manos y el ritmo incesante de la música, empiezo a sentirme un poco mareado, pero de alguna manera me las apaño para mantenerme en pie. Necesito hacerlo, porque la recepcionista se encarga de ponerme al corriente, por fin, de su pequeña investigación, y, mientras me guía en un rápido quickstep, me habla de lo que ha descubierto del duque y de su relación con mi protégé. Yo procuro escucharla y bailar sin perder el hilo, aunque, por desgracia, lo que tiene que contarme no es mucho.

Al parecer, Gareth Maidlow es un habitual casi religioso del Chat, pero prácticamente desde el inicio, sus visitas se limitan al primer nivel de la Jaula, a la habitación de Raymond. Lo introdujo en el mundillo su padre, copropietario de una empresa automovilística británica y toda una joyita aficionada a las lolitas y a la cocaína. Curiosamente, su hijo no tiene absolutamente nada que ver con él, con un historial intachable. Mientras el desgraciado de su padre pierde gran parte de su vida organizando orgías en el segundo nivel y amargando la vida al personal de limpieza, el duque se limita a acudir al Chat una vez por mes, pasar la velada con mi protégé y volver a Gales sin hacer mucho ruido. No hay más. Ni chanchullos, ni broncas, ni jaleos. Nada. Sólo una aburrida y mecánica rutina.

Es… casi decepcionante.

-¿Puede ser que realmente sólo se haya encaprichado de Raymond y esté intentado quitarme de en medio? -me pregunto en voz alta cuando termina la canción y me detengo a tomar aliento. Chiara, roja y acalorada, se aparta el pelo de la cara y se encoge de hombros.

-No sería el primero, ni el último -dice-. Aunque no lo creas, ocurre más a menudo de lo que parece, y es todavía peor con trabajadores como Anita o Ray, que están en lo alto de la tabla.  Algunos clientes habituales se vuelven un poco locos y se obsesionan. Recuerdo que, cuando empecé a trabajar aquí, había dos tipos que no hacían más que tirarse de los peluquines por Raymond cada vez que se cruzaban. Había pelo postizo por todas partes. Fue horrible.

Yo frunzo el ceño, algo asqueado por la imagen mental y reacio a conformarme con esa versión. Por toda la parafernalia que ha montado el duque (soborno incluido), imaginaba que tendría motivos más profundos que un enamoramiento adolescente. Pero visto lo visto, creo que me equivocaba y el tal Gareth es menos serio de lo que pensaba.

Mientras yo rumio lo que me ha dicho Chiara intenta que sigamos bailando, pero a mí me vuelven a temblar las rodillas, y esta vez no tiene nada que ver con los nervios. Ella me mira con los brazos cruzados, hace rodar los ojos y se larga detrás de las faldas de una de las vedettes del club, entre refunfuños acerca de lo blandengues que somos los hombres. De pie y solo como un idiota, la veo marcharse, sus contornos algo borrosos, para después percatarme de que ya hay varias miradas golosas clavadas en mí. Con un estremecimiento, me escabullo antes de que algún cliente decida obsesionarse conmigo en lugar de con su prostituto de confianza, y desaparezco de escena.

El entramado de pasillos que desembocan en el gran salón son mucho más tranquilos en comparación y no hay nadie que me pida bailar, para alegría de mi cuerpo agotado. Como no tengo nada mejor que hacer, vagabundeo sin un rumbo fijo, procurando fijarme en las caras de los pocos rezagados de la fiesta con los que me cruzo. Albergaba la ilusa esperanza de cruzarme con Monsieur Maidlow por aquí, ya que no se ha dejado ver por el salón, pero es una pena que no tenga demasiada suerte y que al final termine en un corredor pobremente iluminado. Todavía me mantengo en pie, pero las luces tenues del club deslumbran mis retinas y mi cabeza burbujea, del mismo modo que el interior de una botella de Perignon, así que este sitio, silencioso y tranquilo, parece un buen lugar para descansar un rato.

O eso es lo que pensaba. Porque, como es habitual (más aún en mi estado), él es tan sigiloso que no lo oigo acercarse por detrás. Al menos no hasta que siento su aliento en mi nuca.

-Me pareció haber visto un lindo gatito en la pista de baile.

El que faltaba.

Yo siento el calor demasiado tarde. Sólo puedo resoplar al notar, como una serpiente sinuosa, su brazo aparecer por uno de mis costados y rodearme la cintura.

-Raymond. Las manos -gruño de mala gana, aunque tampoco hago un gran esfuerzo por deshacerme de él. Mintiéndome un poco a mí mismo, le echo la culpa al alcohol y me abandono al agradable contacto.

Mientras, esos dedos maliciosos se retiran (un poco) de mi entrepierna igual que la marea, medio a regañadientes, pero mi cuerpo no tarda más de una fracción de segundo en electrificarse cuando su aliento, denso y caliente, se cuela por el cuello de mi camisa y resbala perezosamente sobre mi piel.

-¿No puedes dejar pasar una sola oportunidad para acosarme sexualmente, verdad?

-Es difícil no hacerlo después de casi una hora viéndote menearte así -replica él, restregando cebolleta con su falta habitual y absoluta de vergüenza-. ¿Por qué nadie me dijo antes que eras capaz de abrirte así de piernas? Eso hubiera facilitado mucho las cosas. ¿Qué más sabes hacer, eh?

Lap dance -balbuceo, muy serio, pero mi cuerpo me traiciona con una sonrisilla idiota. Ahora estoy seguro de que tanto champán está haciendo estragos en mi organismo, porque casi me alegro de verlo tan contento.

Pero sólo casi, ¿eh? Y por el champán. Nada más.

De forma un poco torpe, consigo librarme de su abrazo y me alejo hasta alcanzar la pared, sólo para sacudirme la sensación candente y hormigueante que estaba empezando a apoderarse de la parte baja de mi cuerpo. No obstante, cuando apoyo la espalda en el muro, cruzado de brazos y con el ceño fruncido, me doy cuenta de que he cometido un error.

Enfrente de mí, Raymond, todavía con el brazo que me rodeaba en alto, tiene un aspecto totalmente diferente a… bueno, a su pinta de desharrapado de siempre. Ava debe haberlo obligado a participar en la fiesta, porque viste unos pantalones de traje negros, camisa mal remetida, tirantes y un fedora azul oscuro. Al pillarme mirándolo, su lengua se escapa para recorrer la fina línea de sus labios en un movimiento rápido y nervioso antes de descubrir sus dientes.

Con verlo se me pone un poco dura.

… ¿Qué pasa? Uno tiene sus fetiches.

Definitivamente, el alcohol se me ha subido a la cabeza. Y no sólo el alcohol, también una oleada de sangre caliente que se me acumula en la cara, en el cuello, el pecho y todas partes. Cierro los ojos, en un intento de poner firmes a mis neuronas ociosas, pero entonces oigo pasos casi imperceptibles. Cuando levanto la cabeza, sus ojos me están perforando tranquilamente la piel. Y a mí el cerebro me hace un fundido en negro bastante dramático.

El pasillo solitario y el excelente humor de Raymond después de la fiesta. En un universo paralelo, tal vez este sería un buen momento para volver a intentar arrinconarlo y hacer que me hable de Maidlow y sus tejemanejes. De hecho, sería la ocasión perfecta de no ser por mi polla, que también ha decidido que este es el momento ideal para ponerse rígida como un bloque de hormigón armado.

-Me molestas -farfullo entre dientes, ya sin saber ni lo que digo, y entonces me echo a reír, como un gilipollas-. Me pones cachondo y eso me molesta, Raymond.

La sonrisa de depredador de Ray se ensancha lentamente, mientras la luz amarillenta arranca tonalidades misteriosas de verde a esos iris.

-¿Me haces una demostración? -ronronea, sin venir a cuento, y de pronto me agarra y me levanta en vilo, colándose entre mis piernas y aplastándome con su cuerpo contra la pared. De mí sólo escapa un sonido como de fuelle, al quedarme momentáneamente sin oxígeno,  y luego tengo que agarrarme a él, sujetándolo por los tirantes, porque el castañeteo que hacen sus dientes al chocar con los míos me pone la piel de gallina y me acelera el corazón en un redoble furioso. Su lengua me invade la boca, hambrienta y sin dar concesiones, durante un minuto entero, hasta separarse de mí con un sonido húmedo-. De lap dance, digo -añade, con voz ronca y entrecortada, y su cara se encuentra tan próxima de la mía que puedo verme reflejado en sus ojos, despeinado y enrojecido como una langosta.

Tampoco puedo concentrarme mucho en lo que dice, o en lo que veo. Los contornos de la cara de Raymond se difuminan en los bordes, entremezclándose con el fondo en mi cerebro. Él, impaciente, me aprieta el culo, me levanta un poco más y su lengua marca el camino hasta mi oreja, deslizándose sobre el cuello. Yo sólo jadeo, atrapando su cabello revuelto y escurridizo entre los dedos y con la mente saturada por la sensación ardiente y delirante de esos dedos amasando mis nalgas.

Sólo por pura malicia, muevo las caderas en círculos sobre su polla enhiesta, apenas contenida por el pantalón de traje. No tardo en oírlo gruñir con frustración en mi oído, mientras presiona todavía más sus caderas contra las mías hasta hacerme sentir su pulso frenético directamente en mis bajos fondos.

-¿No querías una demostración? -las palabras se escurren fuera de mi boca, empujadas por el alcohol y a trompicones. Incluso Raymond se sorprende del tono caliente y lascivo.

El culpable es el Perignon, por supuesto. Pero a Ray no le importa lo más mínimo. Al menos no es eso lo que dice la chispa que acaba de inflamarle la mirada, ni sus dedos hundiéndose casi con crueldad en mi carne. Ni qué decir de la forma tremendamente erótica en que se mordisquea el labio, que hace que me duela la entrepierna sólo de verlo.

-Quiero una demostración. Contigo en bolas y mi polla bien hondo dentro de ti.

Intento responderle con una risa sarcástica, pero esa imagen en mi cabeza la transforma en un sonido quejumbroso. Cabalgar a Raymond en una pervertida sesión de lap dance. Con pensarlo me dan palpitaciones y un temblor de excitación me sacude el pantalón a la altura del bajo vientre.

Y, sin embargo, al mismo tiempo algo en mi pecho se estremece con un pinchazo de inquietud.

-T-tendrías que hacer méritos para conseguir eso, estúpido -acierto a gruñir al final, tratando de contener ambas emociones. Sin mucho éxito con todas, a juzgar por el desafiante bulto en mi pantalón.

Raymond me ignora de forma flagrante y hunde la cara en mi cuello.

-Deja de resistirte y ríndete -resuella, en parte por el esfuerzo de sujetarme en volandas contra el muro, pero principalmente por la tortura a la que lo estoy sometiendo, restregándome contra él.

-Jamás.

Y en venganza consigo colarme dentro de su camisa y le pellizco un pezón.

-Déjame desvirgarte… -insiste, aunque tiene que detenerse a gemir un instante, porque mis dedos lo están retorciendo como si metieran la llave en el contacto de mi viejo Citroën AX. Yo me estremezco al oírlo, gimiendo también-. Puedo hacerte gritar.

-Me haces gritar todos los putos días. Cada jodido minuto que ocurre algo en el club.

-Quiero follarte de tal forma que no puedas ni respirar, sólo pedir más -asegura, esta vez sus labios rozando los míos mientras habla. El ruido sordo, breve y vibrante de nuestras respiraciones parece algo físico en el reducido espacio entre nosotros. A mí me va a estallar la cabeza y algo más-. Quiero tenerte sudando y temblando y gimiendo mi nombre hasta dejarte sin voz. Quiero romperte el culo, Louis, me lo lleva pidiendo desde el primer día. ¿En qué idioma quieres que te lo diga?

Y como corroborando sus palabras, me pellizca el trasero y aprieta su entrepierna caliente y dura contra mí. Yo me quedo en blanco mientras lo hace, la imaginación se me ha vuelto salvaje y mi polla me suplica cosas que no sé si puedo satisfacer.

Una parte de mí está aterrorizada, pero apenas la oigo detrás del velo de champán y excitación que me embota los sentidos. Aun así, es esa misma parte la que consigue abrirse paso entre las guarrerías de Raymond y sus malévolas caricias, y me oigo a mí mismo replicar débilmente:

-Que no, pesado…

-¿Por qué? -pregunta, mientras se las apaña para sujetarme contra la pared con una mano y deja la otra pasearse libre por debajo de mi camiseta-. Dame un solo motivo.

Hay miles de motivos. Miles, no exagero. Se me ocurren tantos que podría hacerme dos bufandas con la lista, una para mí y otra para Sacha. Pero en el momento que abro la boca, con la confusión y el muy hijo de puta sobándome por encima del pantalón, va y sale la más estúpida de todas.

-Soy activo… idiota…

La respuesta inmediata es una risotada que retumba en el corredor. La pega es que no proviene de mi protégé, que ha vuelto la cabeza con fastidio. Yo me asomo por detrás, todavía sin aliento, para ver tras nosotros a un grupito de espectadores muy bien vestidos y elegantes, pero con escaso sentido de la decencia. Nulo, teniendo en cuenta la forma entusiasta en que una de ellos graba nuestra pequeña exhibición con su teléfono móvil.

-No me mire así, Monsieur Daguerre -me pide el autor de esa risa, un tipo joven con una sonrisilla irritante, ante mi odio fulminante-. No me diga que no era una broma.

Raymond se relame los labios enrojecidos, con expresión hastiada.

-Estamos ocupados.

-Circulando -les increpo yo, y me olvido instantáneamente de ellos, mirando a mi protégé con los ojos entrecerrados-. No es ninguna broma. No me gusta.

-¿Cómo vas a saber si te gusta o no si no lo has probado nunca? -su cara vuelve a adoptar esa expresión subida de tono y pervertida de hace un momento, y sacude las caderas, hundiendo su verga entre mis nalgas y provocándome a mí un respingo, una salva de discretas risitas a nuestra espalda-. En cuanto te ponga a cuatro patas cambiarás de opinión.

Yo noto cómo el calor me invade las mejillas, y no completamente por el momento de cachondez.

-Te estoy diciendo que no soy pasivo -balbuceo, y como respuesta recibo otra tanda de risitas del fondo norte. Esta vez, aunque los intento asesinar con la mirada no sirve de nada-. ¡A callar, voyeurs de pacotilla!

Iba a seguir con la retahíla de improperios, pero por suerte o por desgracia Ray levanta la mano libre y me introduce dos dedos en la boca, y de mi cuerpo no sale más que una especie de gemido ahogado.

-¿Eres consciente de que pareces exactamente eso ahora mismo? -me suelta, con una risa gutural y sustituye esos dedos largos y delgados por su lengua, haciendo que mis ojos rueden un momento dentro de sus órbitas. Por otro lado, la mano húmeda de mi saliva desaparece de pronto de mi campo de visión, y el pinchazo de pánico de antes se convierte en un temblor que sacude mis extremidades. No obstante, la lengua de Raymond es una taimada experta, y pronto no puedo pensar en nada que no sea la manera en que se enrosca alrededor de la mía y me deja sin aliento.

Y el cuerpo de Ray es caliente y sensual, y la seguridad con que me aplasta contra la pared no me deja poner pies en polvorosa, y yo ya no recuerdo qué era lo que me daba tanto miedo hace unos segundos y…

Y…

-Eh, ¿y esa?

-Viene hacia aquí.

-¿Qué hace con eso?

-¡Está loca, apartaos!

Estaba nadando en el séptimo cielo del placer cuando algo húmedo me abofetea con fuerza y comienza a escurrírseme por la cara y la espalda. Y ese algo está jodidamente helado.

Godverdomme! -jadea un Raymond empapado, y de la sorpresa me suelta, con lo que yo resbalo contra el muro hasta quedar desmadejado en el suelo, con las piernas en alto, todavía medio enganchadas a sus caderas.

A nuestra izquierda, Chiara arroja la cubitera vacía al suelo.

-Se acabó el espectáculo -con un gesto impersonal, se dirige hacia nuestro grupo de boquiabiertos admiradores-. Despejen el pasillo, si no les importa.

Pero ellos se quedan quietos y mudos, viendo cómo la secretaria se agacha para recoger un puñado de cubitos del suelo.

-Sabía que no podía dejarte solo -me dice, antes de arrojárselos de uno en uno a Raymond, que parece estar tardando en recuperarse del shock-. Hombres -añade, en un resoplido enfadado-. Para uno decente que encuentras, es bobo como él solo.

El quinto cubito golpea la melena casi pelirroja de mi protégé, y la italiana, ya sin munición, se acerca, me agarra del brazo y me arrastra lejos de él. Sólo entonces Ray parece reaccionar y, tiritando, se vuelve hacia Chiara.

Kutwijf -es todo lo que dice, entre dientes, pero parece suficiente para encenderla, porque ella me libera de golpe (y hace que mi cabeza golpee el suelo y yo vea todas las estrellas más una).

Cretino! Sei uno stronzo, testa di cazzo!

Fascinados, los clientes y yo asistimos al cuadro único de la calabresa iracunda y gesticulante, lanzando insultos a cada cual más original; y a un Raymond encogido y erizado igual que un gato, respondiendo cosas en un idioma misterioso con el ímpetu de una serpiente escupiendo veneno.

Kankerhoer!

Figlio di zoccola, porco cane!

-Rot op, pokkenwijf!

Vai a farti dare nel culo, sacco di merda!

Mientras ruge, Chiara me obliga a levantarme de un tirón y empieza a arrastrarme por el pasillo. Desde atrás, Raymond le replica algo que, si bien no tengo ni idea de lo que significa, suena tal mal o peor que todo lo que llevan gritándose. La italiana se levanta la barbilla con un dedo.

Sei un rompipalle –y añade, para que lo entendamos todos finalmente:-. Sátiro holandés de mierda.

Y con las mismas sigue caminando sin mirar atrás, llevándome a tirones, como a un perro desobediente. Yo estoy demasiado aturdido para resistirme. Hace un segundo me encontraba en brazos de un dios del sexo (a punto de ser violado, vale, pero en peores me he visto, qué queréis que os diga), y ahora una italiana enfadada tira de mí de vuelta al salón del Chat, con el cerebro congelado y  el cuerpo empapado.

Eso sí, de mi erección rampante y la borrachera, ni rastro ya.

-¿Estás bien, idiota incompetente? -Chiara habla sin dejar de andar, como si el pasar un segundo más a menos de doscientos metros de Raymond pueda resultar detonante de un conflicto bélico a escala mundial. Yo tardo en contestar. Sigo desconcertado, casi tanto como antes, cuando Ray me sujetaba en vilo. Así que supongo que es normal que lo primero que me salga sea otra tontería como la que le dediqué a mi protégé y a los clientes presentes.

-¿E-es holandés?

Por primera vez en todo el trecho que llevamos recorrido, Chiara se detiene en seco, me suelta y lanza un gruñido exasperado.

-¿En serio, Louis? ¿Es que no puedes concentrarte un segundo y dejar de un testa di cazzo tú también?

La miro, al tiempo que me sujeto la cabeza con las manos. Ella se cruza de brazos, hasta que a mí se me dibuja una sonrisa bobalicona en la cara.

-Nunca había conseguido que me dijera de dónde es.

Vale. Un poco borracho sí que sigo.

-Si no supiera que con estos tacones podría matarte al instante, te pegaría una patada en la cara ahora mismo, Louis-Philippe Daguerre -Chiara se lleva una mano a la cara, que se frota varias veces en la más pura desesperación. Desde aquí, justo al lado de las puertas abiertas del salón, puedo oír perfectamente la música, que se desliza con alegría hasta nuestros pies. Así transcurren unos minutos de silencio entre nosotros, en los que la recepcionista se limita a masajearse las sienes y lanzarme miradas asesinas. Por mi parte, dedico ese tiempo a intentar volver a poner las riendas a mi mente, que se empeña en devolverme a la escena del pasillo una y otra vez y a crear posibles finales a ese momento, a cada cual más sucio y lascivo que el anterior.

Al final, las manos de Chiara sobre mis hombros me arrancan del ensueño. Hay algo en sus grandes ojos negros que, quiero creer, parece preocupación.

-Oye, Louis… me caes bien, ¿vale? Eres un poco cándido y a veces piensas con la polla, pero creo que aunque tengas esa monstruosidad entre las piernas puedo considerarte un amigo. Por eso no me importó que me pidieras ayuda buscando información sobre Maidlow. Y por eso… por eso creo que estoy en posición de decirte que esto se te está yendo de las manos.

Parpadeo, tras analizar despacio cada una de las palabras.

-¿Cómo? No entiendo.

-Mira, sé que es normal sentirse deslumbrado por Raymond. Les ha ocurrido a casi todos los que han tenido que lidiar con él alguna vez. Pero no quiero verte como ellos, ¿entiendes? No quiero que te coma y te vomite como al resto -hace una breve pausa, como esperando un gesto de asentimiento, pero yo no tengo ni idea de a lo que se refiere. Ella me sacude un poco-. ¡Despierta! ¡Desde la fiesta de Navidad estás totalmente absorbido por él! ¿Es que no lo ves? ¡Todo, todo lo que haces es por o para ese prostituto stronzo! Incluso has tirado a la basura tu novela para empezar a escribir sabe dios qué. Y ahora todo este numerito de detectives con el duque… ¡Te estás metiendo hasta el cuello!

Yo siento un acceso de rabia al oír eso, aunque empieza a diluirse enseguida en cuanto pienso en ello y la realidad me da un coscorrón. Es cierto que estoy algo obsesionado, y que Raymond se ha convertido en el único pilar en torno al que gira mi vida. Ni siquiera he tenido la decencia de devolver las ciento cuarenta y seis llamadas perdidas que mi padre me ha dejado en el móvil las últimas dos semanas. De hecho… incluso llevo un tiempo sin que ningún recuerdo de Édouard me asalte en sueños. Y si bien eso es bueno, también indica que he estado un tiempo con la cabeza en otra parte.

Pero todo eso tiene una explicación.

-Lo que ocurrió en la Jaula…

Chiara asiente, impaciente.

-Eso tan terrible que no puedes contar a nadie.

-Eso -yo compongo una mueca-. Todo lo que pasó fue culpa mía, de mi incompetencia. Y pensarlo… no me deja dormir por las noches, necesito resarcirme con él. Tal vez me haya entregado demasiado a solucionarlo, pero te prometo que se me pasará en cuanto lo consiga.

Termino la frase con una sonrisa que ella recibe en silencio, muy seria. Luego vuelve a pasarse una mano por la cara, aunque esta vez parece que es más para ocultar la forma triste en que se ha curvado su boca que por la exasperación.

-Louis… sabes que no es sólo eso -dice, muy despacio, intentando que las palabras lleguen a la parte racional de mi cerebro aturdido-. Por favor, hazme caso y deja que te desintoxiquemos un poco. Si sigues así, hurgando en los asuntos del Chat, vas a ganarte enemigos y a meterte en problemas -me ve menear la cabeza, y su rostro se contrae con consternación-. Todo esto es porque no te has dado cuenta todavía, ¿verdad? No te has dado cuenta de que no hay nada que hacer por Raymond. Pues hay algo que tienes que saber de él. No quería decírtelo, porque incluso a mí me da escalofríos todavía, pero…

Yo no la estoy escuchando. Quiero intentar convencerla de que no hay nada de lo que preocuparse, pero entonces capto algo por el rabillo del ojo y pierdo la concentración.

Una melena negra, tez clara y hombros anchos que se adentran en la marea de gente del gran salón.

Todos mis sentidos saltan.

-¡Es él! -exclamo, lo que hace brincar del susto a Chiara-. ¡Maidlow! ¡Tengo que atraparlo antes de que se me escape, perdona!

Y echo a correr detrás de la figura del duque, dejando a la italiana con la mano en el aire y la palabra en la boca.

En cuanto me zambullo de nuevo en el lío de trajes, música y alcohol, pierdo el rastro de mi presa. Lanzando improperios en voz baja, me abro paso entre la multitud de gente, y procuro esquivar a aquellos admiradores que intentar arrastrarme a un baile con ellos, pero no veo al galés por ningún sitio. Frustrado, estoy a punto de internarme de vuelta en los corredores anexos al salón, por si se ha marchado por allí, cuando una mano se deja caer sobre mi hombro y me deja clavado.

Monsieur Daguerre -dice una voz grave y monocorde cerca de mi oreja-. Es un placer conocerle al fin.

Por algún motivo, un escalofrío me pone el vello de punta al girarme y reconocer a su dueño. Es el pelirrojo extraño del nivel cero de la Jaula, el que me miraba insistentemente aquel fatídico día en que llevé a Raymond derecho a la trampa. Incómodo, hago como que sonrío.

-El placer es mío, eh…

-Derek. Puede llamarme Derek.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s